Cometa, la primer película mexicana sobre perros y adopción

Cometa, la primer película mexicana sobre perros y adopción

Roberto Martínez es un chico de 30 años que pierde todas las cosas que lo motivan a vivir. El destino le ha quitado su trabajo, su casa y su familia. Se convierte en un vagabundo y en las calles se encuentra con Cometa, un perro callejero que también ha perdido su hogar tras haber sido el regalo de navidad de una niña.  Juntos emprenden un nuevo camino hasta recobrar aquellos días llenos de alegría al lado de su familia. De esto trata Cometa, él, su perro y su mundo, la película mexicana más esperada por todos los doglovers que será estrenada a finales de este año.

 

 

Por: Carolina Zorrilla

 

La página oficial de Facebook de Cometa cuenta con más de 144 mil seguidores y cada día aumentan al igual que la curiosidad por ver este gran largometraje. Leonardo Arturo es el director y guionista.  Está inspirada en su experiencia con su perro Bowie, a quien rescató de la calle y del maltrato. En entrevista nos cuenta todos los detalles de esta historia llena de amor  incondicional, de su experiencia como director y de los retos con los que se enfrentó al filmar con un actor de cuatro patas.

 

-¿Cómo comenzaste a hacer cine?

-Llevo cuatro años haciendo  cortometrajes, comerciales y otras cosas relacionadas con el cine.  Me dedico a la publicidad desde los 18 años. Los clientes comenzaron a pedirme  comerciales, videos  y como era una oportunidad de negocio comencé a hacer videos corporativos y musicales. Hacer un videoclip es hacer una historia y de pronto tuve la idea de realizar un cortometraje de terror y al mismo tiempo se me ocurrió otro cortometraje sobre un perro y yo. Ahí comenzó la idea de Cometa, en aquel tiempo pensaba en un proyecto distinto al que finalmente terminé haciendo.

 

-¿Qué querías contar inicialmente?

-Hace tiempo tuve la experiencia de relacionarme con un perro por primera vez. Cuando tuve frente a mí a ese cachorrito, sentí una alegría enorme, me reí mucho y fue para mí un choque emocional increíble, jamás había sentido que me separara tanto de las cosas como en ese instante, fue un momento mágico. Por eso, el corto inicialmente se iba a llamar Magic, sin embargo el perro no era mío y tuve que separarme de él.

 

-¿Tu perro Bowie influyó en esta historia?

-Desde que conviví con Sparky, el otro perro, comencé a escribir todo lo que vivíamos juntos. Después llegó Bowie a mi vida y también escribí todo lo que nos sucedía.

A Bowie lo rescaté cerca del aeropuerto. Un día me avisaron que había un perrito en ese lugar en muy malas condiciones. Honestamente dije “¿Qué puedo hacer?”. Antes subía muchas fotos a mi Facebook con el otro perrito, y supongo que la gente me ubicó como alguien que amaba a los animales, y en realidad yo simplemente estaba disfrutando mucho el momento con Sparky.

Fui por Bowie, ahora es muy pequeño, pero antes era más. Estaba encogido por el miedo. Lo puse en una caja, fui al supermercado a comprarle un plato para comer y una camita. Lo llevé al veterinario y le dije que quería que lo atendieran y lo bañaran y en dos veterinarias se negaron porque era de la calle y podía contaminar sus instalaciones. Bowie era una cosa negra de mugre, llena de rastas, en su lomo tenía sarna. Era un perro muy tímido, ahora ya es muy seguro de sí mismo. Tenía también un absceso en sus genitales, lo comencé a atender con posibilidad de que le cortaran su patita, pero finalmente se curó.

A partir de ese momento fuimos viviendo muchas cosas juntos. Trabajé mucho para darle seguridad, porque estaba deprimido, no quería hacer nada. Verlo ahora tan seguro y tan bien me llena de alegría y de orgullo. Al principio planeaba darlo en adopción, pero pronto se convirtió en mi mejor amigo, llevamos 3 años juntos.

Leonardo Arturo y Bowie . Foto: Quipers.

-¿Cómo se transformó el cortometraje que tenías planeado en largometraje?

-Le mostré el guión al fotógrafo de la película y le dije: “yo creo que ya tenemos lo suficiente para hacer un corto”.  Lo leímos, lo estuvimos revisando y a los veinte minutos me dijo: “esto ya no es un corto, es una película”.

Yo no estaba preparado para hacer una película. En el 2015 junto con mi equipo ganamos el 48 hour film project con un cortometraje,  quedamos en primer lugar, le ganamos a 160 equipos y con esto nos ganamos nuestro derecho a participar en el Filmapalooza en Atlanta. Ahí fuimos nominados en ocho categorías,  ganamos cuatro, entre ellas mejor cortometraje.

El premio del cortometraje fue de 200 mil pesos en renta de equipo de producción con EFD. Eso nos ayudó para la película. Después hablé con el gobierno de Huixquilucan, con el presidente municipal Enrique Vargas para poder filmar Cometa ahí. Habíamos hecho un comercial en ese lugar y le pregunté que si no le gustaría que mostráramos ciertas cosas del pueblo y  le encantó la idea.

En teoría yo tenía una parte de la inversión que se necesitaba para hacerlo, como el equipo de producción y las locaciones. Decidí lanzar en Fondeadora el proyecto y ahí conseguí lo demás que faltaba. Un día Eugenio Derbez compartió nuestro proyecto en Facebook e invitó a la gente a apoyarnos, teníamos una dinámica: si 2000 personas aportaban 250 pesos cada una llegaríamos a la meta, entonces Derbez se sumó, aportó sus 250 pesos y publicó en sus redes, ese día tal vez no ganamos mucho dinero, pero la gente volteó a ver el proyecto. Esto nos dio una proyección muy grande. Empezamos a hacer mucho ruido, los seguidores comenzaron a crecer, comenzamos a hacer muchas entrevistas, a salir en periódicos, hasta llamar la atención de empresas, una de ellas fue X-Dog que se convirtió en nuestro patrocinador, es una marca mexicana de croquetas. Otra empresa fue Zermat Internacional, ellos se dedican a hacer perfumes y  estaban a punto de sacar un perfume para perros, saldrá en diciembre también. En Fondeadora logramos llegar a la meta, recabamos 507 mil pesos e hicimos un video en vivo agradeciendo, pero como solo necesitábamos 500 mil, con el resto compramos croquetas y las donamos a un albergue, dimos una tonelada  y fue nuestra forma de celebrar que habíamos llegado a la meta.

-¿Por qué se llama Cometa?

-Cometa es una metáfora de la vida, de qué tan difícil puede ser volar un cometa y cuando ya está arriba ¿Cuánto tiempo lo vas a mantener ahí?

-¿Cuál fue el mayor reto?

-Trabajar con perros fue muy fácil. Estudié un año completo al perrito protagonista, fui conociéndolo y finalmente adapté el guión a él. En la película no hace otra cosa más que lo que en la vida real haría.

Dos semanas antes de la fecha de producción el actor principal me dijo: “no estoy preparado para el papel, no creo lograrlo”, se salió del proyecto y así llegó Luis David,  a aprenderse todo el guión en dos semanas, lo más padre es que él en la vida real había vivido cosas parecidas al personaje.

El gran reto fue que Luis David se llevara bien con el perro. Fue increíble, porque con el anterior actor no habíamos logrado lo que con él logramos desde el primer día. Él nos propuso que le diéramos unos minutos con el perro y de pronto teníamos que ensayar una escena con Cometa triste y él estaba triste, teníamos que grabar una escena feliz y ahí estaba Cometa feliz o cansado o dormido. En la película todo se ve muy natural. Su nombre real es Rocker. Teníamos que guardar mucho silencio en el set y comenzábamos a grabar en voz baja. Es un perro muy talentoso.

Luis David Horné y Rocker en filmación. Foto: cortesía del Leonardo Arturo

-¿Qué planes tienes para  después de que se estrene la película?

-Tenemos un acuerdo con Cinemex, parte de nuestra ganancia y de la de ellos será destinada a crear campañas de esterilización junto con el Muro de Beto Castillo, eso es lo que hace falta para evitar que haya más perros en la calle. Poco a poco incluiremos más proyectos.

El Facebook ahora sirve también como una plataforma para promover la adopción o para buscar perros extraviados, en un año y medio hemos conseguido colocar más de 120 perritos.

 

-¿Qué esperas que esta película genere en el espectador?

-Lo más increíble sería que alguien se acercara a mí a decirme “por tu película adoptamos a nuestro perro”, es decir que el mensaje que queremos transmitir es la adopción.  Una vez que fuimos a entregar alimento, me abordó una persona y me dijo que había adoptado a su perro por seguir mi proyecto. Me di cuenta de que  ya está sucediendo lo que yo quería que pasara. Creo que Cometa puede  difundir este mensaje y el de no maltratar a los animales.

-¿Qué crees que falla en México para atacar el problema del maltrato animal?

-Falla el gobierno. Hacen falta programas gubernamentales; hacen falta representantes en el gobierno que de verdad amen a los animales. Necesitamos que la SEP incorpore programas para que desde la primaria se enseñe a los niños el valor y el respeto a los animales, eso cambiaría mucho la situación actual.

Bowie también actúa en la película. Foto: cortesía de Leonardo Arturo.

-¿Cómo te sientes como director?

-Antes hacía cortos y videos para empresas, nunca me consideré director. Cuando ganamos el  48 hour film project de la Ciudad de México fue increíble porque todos los directores habían estudiado cine, y el hecho de que yo haya ganado sin estudiar cine me dio mucha seguridad, entonces como director de este proyecto y de esta película me siento muy bien, porque es un proyecto muy arriesgado en cuestiones estéticas, hay muchas películas que no arriesgan y Cometa es totalmente arriesgado, hay algunos planos similares a los que se utilizaban en el cine de oro.

Poco a poco fui descubriendo núcleos  de lo que quería contar en esta historia, al principio sí era la  amistad y el motor que puede generar en ti tener un perro, y poco a poco nos metimos a un lado más familiar y sentimental. Cometa es una película que no tiene groserías, no ha habido una película así en muchos años en el cine mexicano, tiene muchas cosas innovadoras: las secuencias, la fotografía, los planos.

 

-¿Qué influencia crees que tiene el cine en las personas?

-¡Mucha! Muchas veces sales del cine inspirado, feliz con ganas de hacer cosas, de escribirle a esa persona que extrañas, o sea, el cine te inspira. Si el cine mexicano fuera inspirador para todos también seríamos un mejor país.

 

 

 

 

 

Sobre el autor

1 Comment

  • By Ana Maria Responder

    Muchas heacias por ser y pensar asi. Espero que con la tan esperada peli la gente tome conciencia y se sesibilice ya que a traves dwl tiempo se ha perdido lel respwto por la vida de los animales..
    Si no somos capaces de tener esa sensibilidad con los animales que son seres vivos e indefensos que se puede esperar de wue entre los mismos humanos nos tratemos irrespetuosa y violentamente entre nosotros.
    Por algun lado se empieza … aprender a se HUMANOS

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.