Cómo atender la otitis canina

Cómo atender la otitis canina

En los oídos de tu perro se almacenan bacterias que si no son removidas constantemente a través de un aseo adecuado, pueden provocar enfermedades como la otitis.

 

Por: MVZ Fabiola Flores

 

La otitis es una enfermedad inflamatoria, aguda o crónica que puede afectar el pabellón auricular, el conducto auditivo externo y el tímpano.

Esta enfermedad se caracteriza por el mal olor debido a las secreciones y por un malestar constante en los oídos.

Puede ocurrir en el oído interno o en el oído externo. El externo capta el sonido y el  medio convierte las ondas sonoras en vibraciones mecánicas;  éstas se transforman en impulsos eléctricos que son reconocidos por el centro de audición en el cerebro. Cuando la otitis se presenta en esta parte del oído es muy complejo detectarla y atenderla.

 

Síntomas

Uno de los principales síntomas es el mal olor, sin embargo esta es la característica menos molesta para ellos, pero no para los humanos.  La secreción que se produce puede ser amarilla o color marrón.  Se rascan mucho la oreja afectada y la cabeza, se tallan en las cobijas, en los muebles o en el piso; caminan de lado o sacuden la cabeza tratando de expulsar algo del oído. Debido a estas molestias su comportamiento cambia, pueden presentar falta de apetito y decaimiento.

 

¿Qué la ocasiona?

El ácaro Octodectes cynotis y algunos hongos, son los principales causantes de esta enfermedad. También puede originarse por cuerpos extraños, alergias, trastornos de la queranitización, desórdenes endocrinológicos, desórdenes glandulares, enfermedades autoinmunes y neoplasia.

Las levaduras son organismos que hacen que se agrave la otitis, debido a que  provocan inflamación. Los microorganismos estafilococos o las seudomona también la generan, sin embargo el origen más común de esta enfermedad suele estar en el baño. Si tú lo bañas y no lo haces correctamente, no le cubres los oídos, o no se los limpias o secas bien, esto puede provocar una otitis generada por humedad y por bacterias. Si tu perro tiene gusto por meterse a los ríos o a lagos, corre el riesgo de padecer una otitis si no se seca bien.

Hay razas predispuestas a una otitis porque no tienen la ventilación adecuada en su oído, como la Shih tzu  o el  Cocker, la mayoría de las razas que tienen orejas grandes y caídas pueden tener más posibilidades de padecer esta enfermedad.  Debido a esto es necesario que elijas cuidadosamente al estilista de tu mascota.

 

Tratamiento

Cuando empieces a ver una sintomatología como la que ya describí, llévalo al veterinario. La mayoría de las otitis con causadas por un mal baño, pero no todas se pueden tratar con el mismo medicamento, porque pueden ser ocasionadas por diferentes bacterias.

Normalmente el veterinario indica un tratamiento como: acaricidas, fúngicos, antibióticos vía tópica, sin embargo, un medicamento de administración oral ayudará a  que el problema se solucione de manera rápida.

Antes de aplicar el medicamento dentro de la oreja es necesario limpiar el área con un limpiador ótico, este ayuda a eliminar el cerumen o el exceso de cerilla que se produce por la infección, si pones el medicamento sin hacer la limpieza, éste no será absorbido por el epitelio del conducto y no tendrás una respuesta favorable. Una vez que has limpiado el oído, da un ligero masaje, después el perro se empezará a sacudir y probablemente arroje secreciones; finalmente límpiale con algodón y aplícale el medicamento.

 

¿Cómo prevenirla?

Asegúrate de que en la estética en donde lo bañan cubran con tapones los oídos de los perros. Límpiaselos cada dos semanas con un limpiador ótico. Sécalo después de que nade en ríos, albercas, lagunas o en el mar.

En algunos perros la otitis aparece en ciertas temporadas húmedas del año  y continuamente presentan esta enfermedad.

Si a tu perro le diagnosticaron otitis, debes atenderlo muy bien, de lo contrario si no es bien tratada, puede convertirse en crónica.

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.