La victoria de “No+peleas de perros” de Humane Society México

La victoria de “No+peleas de perros” de Humane Society México

El pasado 26 de abril, el Senado Mexicano aprobó la reforma al Código Penal  para prohibir las peleas de perros y sancionar a todo el que esté involucrado en este tipo de espectáculos. La organización  Humane Society International México, fue un promotor importante de esta reforma. En julio del 2016 lanzaron una campaña titulada “No+peleas de perros” que promovía la sanción de estas actividades y que tuvo un gran éxito y apoyo hasta llegar al día en el que la realidad para los perros cambió. Platicamos sobre el logro de esta organización con Anton Aguilar, director ejecutivo de esta organización internacional, responsable y actor fundamental de esta campaña.

 

Por: Carolina Zorrilla

 

-¿Cuándo inició Humane Society la campaña “No + Peleas de Perros?

-La campaña la lanzamos en julio del año pasado. En el evento en el que la presentamos nos acompañó la diputada federal Verónica Delgadillo, que un mes atrás había presentado un proyecto de reforma al Código Penal Federal para sancionar a los peleadores de perros. Ella fue un componente importante para nuestra campaña.

Antes de ese evento no teníamos mucha visibilidad en los medios. Nuestra organización es estadounidense, y  tiene muchos años trabajando varios temas  en torno a los animales en general, no sólo a los de compañía. En México la organización es nueva y nos pareció importante trabajar en este tema.

Humane Society había hecho un gran trabajo contra las peleas de perros en Estados Unidos, es decir, ya teníamos un expertise tanto en la propuesta de lenguaje para establecer las sanciones, como  en la manera de manejar estos casos.  Desde hace 15 años en Estados Unidos se ha hecho un esfuerzo serio  para combatir  las peleas de perros, y eso ha provocado que este negocio se desplace a otros países de latinoamérica, uno de ellos México.  Este era nuestro panorama antes de comenzar a hacer la campaña en este país.

Conferencia de prensa en Cámara de Diputados en Noviembre pasado. Senadora Pilar Ortega, Anton Aguilar y el Senador Armando Ríos Piter.  Foto: cortesía de HSI.

Teníamos ya en el radar que se les habían cerrado las puertas a los peleadores y habían comenzado a exportar estas actividades.  No había nada en la legislación federal contra las peleas de perros, eso cambió este año, porque en el 2016 sólo había leyes de protección animal en casi todos los estados,  los que sí contaban con ellas sancionaban o castigaban las peleas de perros, o si se prohibían se establecían sanciones administrativas nada más. Nos parecía importante que hubiera una legislación a nivel federal que subsanara estas lagunas, algunas leyes estatales, aunque prohibían las peleas tenían un lenguaje deficiente, había una en la que decía “se prohibe pelear perros como medio para verificar si son agresivos”, y eso no era suficiente, había negligencia en la redacción.

La campaña salió en julio, nos acompañaron actores de la serie Club de cuervos. Ese mes se presentaron dos iniciativas para reformar el Código Penal Federal, uno lo presentó Movimiento Ciudadano y otro el Partido Verde, las dos muy parecidas en el lenguaje y en la propuesta. Es una iniciativa importante y novedosa para México porque busca establecer sanciones para todos los involucrados en las peleas de perros, desde los que crían los perros, los que los pelean, los que administran los lugares en donde se llevan a cabo, los que venden entradas, los que asisten a los eventos, etc.

 

-¿Qué consecuencias tienen las peleas de perros en México?

-El discurso que hemos subrayado es que en las redadas se han descubierto que en esos eventos hay drogas, armas, trata de personas y pornografía infantil, por lo tanto es un problema que va más allá del maltrato animal, es un problema que tiene otras ramificaciones con el crimen organizado.

Por otro lado, hay muchos estudios que comprueban el vínculo del maltrato animal con los crímenes y la violencia intrafamiliar, así que no se necesita más que comprobar.

Hay un consenso bastante sólido en contra de las peleas de perros, y ahora un consenso político, todos los diputados estuvieron a favor de la iniciativa.

Esto le da una herramienta a las autoridades para tener pistas de otras actividades ilícitas. Es claro que estamos de acuerdo en que estas actividades dañan a nuestra sociedad y también a nuestra imagen como país a nivel internacional.

 

-¿Hicieron algún estudio previo para evidenciar la existencia de estas actividades?

-Hemos perseguido noticias y reportajes al respecto. Uno de ellos, realizado por el periódico estadounidense Texas Monthly, revela la existencia de peleadores norteamericanos que huyeron a México cuando las peleas fueron prohibidas y ellos buscados por la policía; continuaron con sus actividades en la frontera y en otros estados. En abril del año pasado se conoció la noticia de que durante la Feria de San Marcos, en Aguascalientes, se llevaba a cabo un torneo nacional de peleas que era anunciado de manera pública.  Las peleas existen en todo el país, pero es difícil identificar los puntos por su clandestinidad.

Hay varios reportajes sobre perros de pelea que han sido decomisados en la frontera, también asesinatos relacionados con estas actividades.  Vamos recabando pedazos de información claros, pero es importante que las autoridades realicen un trabajo de inteligencia.

Realizamos una encuesta a nivel nacional  y se encontró que un 90% de los mexicanos no aprueba estos espectáculos y un 80% está a favor de que se prohiban.

Hicimos una petición en línea para impulsar esta reforma, recabamos 400mil firmas y las presentamos. El caso no avanzó muy rápido a la Cámara de diputados, hasta que en diciembre hicimos cabildeo, y finalmente se dictaminó la iniciativa, se sometió a votación plenaria y se aprobó  con 291 votos a favor y cero en contra. Sólo está pendiente que se publique en el Diario Oficial de la Federación.

-¿Las autoridades están preparadas para actuar ante este tipo de actividades?

-Nos interesa acercarnos a las autoridades para capacitar al personal,  para que sepan cómo actuar en redadas. Vendrían nuestros colegas de Estados Unidos a impartir las capacitaciones, para que estos delitos se puedan perseguir legalmente hasta sus últimas consecuencias.

Es necesario que sepan cómo perseguir las evidencias: anticipar cuántos animales hay, prever cuántos vehículos se necesitan para trasladar a los animales, llevarlos inmediatamente para que reciban atención veterinaria, hacerles una evaluación etológica, fotografiarlos para evidenciar las condiciones en  las que se encontraron, identificarlos con un número, también es necesario capacitarlos para identificar diversos instrumentos que utilizan para el entrenamiento de estos perros.

Lanzamiento de la campaña “No+peleas de perros”. En la foto el Secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida,  Diputada Federal Verónica Delgadillo y Anton Aguilar, director ejecutivo de Humane Society México. Foto: cortesía HSI.

 

-¿Tienen algún plan para invitar a la denuncia?

-Nosotros invitamos siempre a la denuncia, pero desgraciadamente son espectáculos que se denuncian poco, principalmente porque no había sanciones, creemos que las sanciones a nivel federal serán incentivos para denunciar.

En enero se publicó una reforma en el Diario Oficial de la Federación a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente,  ésta prohibe por primera vez las peleas de perro en todo el país, y dice: “tanto para la federación como para los estados deberán establecer las sanciones correspondientes en un plazo de 60 días desde que se publicó”.

Esto favoreció a la aprobación de la ley,  no era una reforma que establecía las sanciones, pero sí se tenía que obedecer. En la iniciativa se propusieron las sanciones.

-¿Se toparon con obstáculos para llegar a esto?

-Fue un proceso de mucho trabajo, de mucho seguimiento, de hacer muchas alianzas. Las redes sociales nos ayudaron mucho para difundir la campaña, muchas celebridades nos apoyaron y se unieron, nos acompañaron a las conferencias de prensa. Los medios en redes sociales nos ayudaron mucho.

 

-¿Hubo alguna intervención por parte de los peleadores?

-No , creo que a diferencia de otros espectáculos, este es más rechazado. En otros espectáculos se pueden organizar y unir, pero en este caso es difícil que los involucrados hablen públicamente.

Esperamos poder ver resultados concretos de la aplicación de esta ley en tres años.

 

Las sanciones

La reforma establece penas de 6 meses a 5 años de prisión y el equivalente de 200 a 2 mil días de multa a quien críe o entrene a un perro con el propósito de hacerlo participar en peleas.

Las sanciones se incrementarán hasta 7.5 años de prisión, cuando se trate de servidores públicos.

Se sancionará también a quien promueva, anuncie, patrocine o venda entradas para asistir a espectáculos que impliquen peleas de perro, posea o administre una propiedad en la que realicen este tipo de actividades.

Se incurrirá en responsabilidad penal a quien asista como espectador a cualquier exhibición, espectáculo o actividad que involucre una pelea entre dos o más perros.

El dictamen propuso incluir al código penal federal el artículo 419 Bis para considerar como delito organizar peleas de perro y todas las actividades relacionada con estas.

 

 

 

 

 

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.