Power Flower: el poder y la dulzura de los pit bull en un proyecto fotográfico

Power Flower: el poder y la dulzura de los pit bull en un proyecto fotográfico

A través de fotografías, Sophie Gamand intenta llamar a la reflexión sobre la relación que tenemos los humanos con los perros. Power Flower es una serie de fotografías dedicadas a exaltar la dulzura de los pit bull.

 

Por: Abril Medina

 

Sophie Gamand  es una premiada fotógrafa francesa y  defensora de los animales.  Actualmente vive en Nueva York y desde el 2010 se ha dedicado a  estudiar, a través de su trabajo, la relación que tenemos con los perros. Viajó alrededor de Estados Unidos visitando albergues de perros para ayudar  a concientizar sobre su destino y para ayudar a promover  su adopción.

En la información sobre su trabajo que ella ha publicado en su página web, dice: “¿Por qué enfoco mi trabajo en fotografiar perros? Fotografío perros para entender mejor a los humanos. Los perros son los primeros y más notables ejemplos de selección artificial. Actuando como dioses, los hombres crearon perros, manipularon su genética para satisfacer sus propias necesidades y deseos. Sometimos a una especie entera. Creo que esto debería darnos una tremenda responsabilidad hacia los perros, y la forma en que los tratamos habla, en gran medida, de nuestra propia sociedad y nuestras deficiencias”.

Sophie añade otra pregunta a esta reflexión “¿Nuestra correlación dependiente con los perros ha cambiado su verdadera naturaleza?”.

El trabajo de esta fotógrafa explora complejas dinámicas de la relación entre humanos y perros. Dentro de sus series se incluye una serie titulada Dead dog beach, que captura imágenes de  perros que habitan en las costas.  Ella espera que a través de su trabajo pueda arrojar una luz sobre la humanidad.

 

 

Flower Power

Flower Power es un proyecto de Sophie que consiste en retratar pit bulls con una corona de flores en la cabeza para lograr transmitir una imagen más dulce de ellos y conseguir que dejen de ser malentendidos y adoptados.

El siguiente texto es una traducción del que originalmente Sophie escribió para explicar en qué consiste esta serie de fotografías y qué es lo que quiere lograr con ellas.

Durante las últimas décadas los pit bull han sido demonizados por la sociedad y retratados como infernales. Esto ha sellado el destino de incontables perros que encaran el prejuicio, el abuso sistemático y la muerte en refugios alrededor del mundo. Sólo en Estados Unidos, cientos de miles de pit bulls son eutanaciados cada año.

 

Flower Power desafía a la manera en que la sociedad percibe y trata a los pit bulls acortando la distancia emocional entre el espectador y estos perros que han sido entendidos de una manera equivocada.  Los retratos celebran la vida y la dignidad de estas enternecedoras criaturas que están a merced de los seres humanos.

Todos los modelos de estas series son perros de albergues que han estado en adopción durante la sesión fotográfica, y pensamos que todos ellos pertenecen al grupo de los pit bull. He fotografiado alrededor de 350 perros desde que el proyecto inició en el verano del 2014.

Estas series están inspiradas en los estilos Barroco y Rococó, he usado los códigos tradicionales del arte del retrato. Las flores simbolizan la cualidad efímera de la vida, nos recuerdan que estas criaturas son frágiles y preciosas. Al acortar la distancia emocional con el sujeto, mis imágenes cuestionan nuestra propia humanidad. Nos gusten o no los pit bulls, es aceptado por todos que sean  producidos y desechados en grandes cantidades, sin otra razón que nuestros propios miedos y limitaciones.

Los perros de esta raza son como cualquier otro perro: ellos necesitan cuidados adecuados, entrenamiento y socialización. Desafortunadamente, debido a su mala imagen, ellos tienen la falsa reputación de ser más peligrosos que otros perros, por lo tanto atraen a dueños irresponsables que buscan a un perro que dé miedo o que asuste y tratan de desarrollar esas características en ellos y por consiguiente, buscan tratarlos de esa manera.  

Con estas series, me pregunto si el arte es una herramienta lo suficientemente poderosa para cambiar el destino de los pit bulls.

En general, la mayoría de las personas y los medios de comunicación consideran que un pit bull es un perro que pertenece a una de las siguientes razas, o simplemente se parece a uno de ellos:  American Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier,  Staffordshire Terrier americano,  Bull Terrier o cualquier mezcla de éstos.   La mayoría de “pit bulls” son  juzgados con base  en ciertas características físicas. Si físicamente parecen pertenecer a este grupo, podrán ser considerados peligrosos por muchos, sin tener en cuenta su temperamento individual.

Este proyecto inició como una excusa para mí,  para conocer más acerca de los pit bulls, y para ver por mí misma de qué se trataba el debate sobre esta raza ¿Eran realmente peligrosos? O ¿La mayoría de ellos son simplemente víctimas de la generalización? Como mucha gente, admito que tenía prejuicios en contra de ellos. Fui atacada salvajemente cuando era niña por un perro grande (un pastor briard). Desde entonces, me sentía tensa cuando estaba cerca de perros grandes y enérgicos y las historias que los medios publican no ayudaban mucho a que mi miedo dejara de existir. Pero como voluntaria activa con varios grupos de rescate, a menudo entré en contacto con los pit bulls y poco a poco entré en confianza con su dulce naturaleza. Decidí confrontar mis temores y explorar su lado suave de una manera visual.

Me di cuenta de que los pit bulls eran retratados siempre en lugares muy urbanos eran fotografías rudas. La imagen asociada a estos perros es a menudo áspera, esto transmite la idea de que son peligrosos. Así que decidí desafiar la forma en que miramos a estos perros al retratarlos en imágenes suaves y femeninas.

Construí las coronas de flores y las llevé a los albergues en donde fotografié a los perros que estaban en adopción. Debido al estigma que hay sobre ellos, normalmente permanecen en los albergues por meses y años, antes de que encuentren hogares adoptantes.

Flower Power representa un desafío para acercarme a los pit bulls con una perspectiva fresca y un corazón abierto. Invito al espectador a hacer lo mismo.

Puedes ver la serie completa y otros poryectos de Sophie aquí. 

 

 

 

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.