Rex, un perro con un cuerpo y corazón extraordinarios

Rex, un perro con un cuerpo y corazón extraordinarios

La historia de vida de Rex no tiene nada de extraordinario,  ha sido un perro que desde que nació sólo ha recibido amor de todos los que lo rodean. Lo interesante de él es la manera inusual en cómo funciona su cuerpo.

 

Por: Carolina Zorrilla

El nacimiento de Rex

Entre los cientos de animales que rescata la asociación Cambia un destino de la Ciudad de México, nacieron 5 cachorros de una perra que había sido rescatada en muy malas condiciones. A los perritos se les detectó una falla cardiaca y de los cinco sólo sobrevivieron dos: Rex y su hermana. Durante sus primeros dos  años Rex vivió en la asociación, rodeado de amor y  de cuidados. Todos los días acompañaba a las tortillas a una de las cuidadoras y recibía su tortilla calientita. Una vez lo adoptaron, pero los adoptantes lo regresaron.

dsc06948
Darinka y Rex en el parque en donde siempre pasean. Foto: Quipers

Darinka, amante de los animales, había visto en varias ocasiones la foto de Rex en el Facebook de la asociación. Le causaba gracia ver que siempe parecía estar sonriendo.  “Un día vi su foto, pasó medio añoy la volví a ver, también vi los típicos comentarios: “yo quisiera adoptarlo, pero no puedo”, entonces pensé en ir a conocerlo. Cuando fui a las instalaciones de la asociación, me lo presentaron y  lo vi muy desinteresado en conocer a un adoptante. Me vio y se quiso regresar a su camita, estaba como desilusionado”, dice Darinka.

Un nuevo hogar

La asociación Cambia un destino comenzó a darle seguimiento a Darinka como posible adoptante. Un día llevaron a Rex a su casa para ver cómo se adaptaba con los demás perros y con los gatos, ella ya tenía 4 animalitos. La convivencia con ellos no fue buena en ese momento, sin embargo,  Darinka firmó los papeles de adopción. “Al principio me la pensaba, no es que no lo quisiera adoptar, pero mi situación económica me lo impedía. Cuando firmé dije bromeando “pues le echamos más agua a las croquetas”. Una de las gatitas lo recibió muy bien, duerme con él y le lame las heridas. Los otros perros también lo aceptaron, al principio estuvo distante, después comenzó a buscarme mucho”.

Cuerpo y corazón extraordinario

A simple vista pareciera que Rex padece sarna y desnutrición. Su falta de músculo y su problema de la piel  lo hacen verse así, incluso podría pensarse que es un perro abandonado y enfermo. Hay personas que al verlo lo apartan de sus perros, otras  se acercan a preguntar qué es lo que tiene. Una vez una chica intentó llevárselo mientras Darinka lo paseaba en el parque, pensó que era callejero, también le han preguntado si no le da de comer.

Su piel está pegada a los huesos y es posible ver su esqueleto. No puede parpadear, nunca ha cerrado los ojos, sólo  una membrana corre por ellos cuando hace el movimiento invisible de un parpadeo; no puede jugar bruscamente con otros perros, pero él lo sabe y cuando sucede esto, mejor se aleja; tampoco el movimiento de sus patas es el de un perro normal.

dsc06965
Foto: Quipers

“No se sabe bien cuál es su problema, le han hecho estudios y la conclusión es que es una falla genética, pero también  han salido otros problemas: no absorbe bien los nutrientes, su orina tiene mucho potasio,  y no saben a qué se deben estos problemas, porque no aparecen las causas que lo generan. En su organismo no hay nada que lo especifique, sólo me han dicho que si él está presentando esos problemas, puede ser propenso a una insuficiencia renal.  Tiene  problemas del  corazón y eso va a provocar que su organismo se vaya descompensando.”.

Rex es un perro en extremo cariñoso. Suele lamer a las personas, recargar su hocico en la pierna para pedir caricias o aullar para intervenir en las conversaciones.

En la colonia en donde vive es muy conocido y querido. La gente se le acerca, le habla y lo acaricia. “Se ha ganado a la gente. Tengo una vecina que siempre que lo ve le habla, y una vez en navidad me agarró la mano y me dijo “la navidad de Rex”, yo creí que era un billete, unos 50 pesos, tal vez, y no, eran 500 pesos. Se había lastimado y yo había gastado mucho.  Ese dinero fue para las medicinas de Rex. Igual los veterinarios lo tienen en la mesa y los besa y a veces no me cobran el medicamento o la consulta, y me dicen que es  porque se los gana”.

Una enfermedad no identificada

A pesar de los estudios que le han hecho, todavía no se determina qué es lo que exactamente padece Rex.  Darinka lo adoptó hace dos años y en ocasiones ha sentido frustración porque el dinero se va en estudios y no hay una respuesta clara. Algunos análisis no se le han practicado porque son muy caros. Darinka tiene la esperanza de encontrar a un especialista que pueda estudiar el caso de Rex, aunque en realidad,  no sólo el funcionamiento de su cuerpo y su apariencia es singular, su comportamiento también es un caso especial: “me sorprende mucho su manera de comportarse, cuando hablo de él parece que entiende y ladra y pone atención”.

dsc06971
Foto: Quipers

A Rex no le han indicado cuidados especiales, Darinka hidrata sus ojos con manzanilla y le da un alimento de calidad. Lo trata igual que a Puma y Güera, los perros con los que convive. “No lo trato como el débil juega igual, lo trato igual, lo regaño igual”.

Darinka sube fotos de él periódicamente al Facebook de la asociación y ha habido comentarios como: “Te acuerdas cuando lo íbamos a pasear, te acuerdas cuando lo íbamos a visitar”, siempre ha sido un perro muy querido y muy conocido en las redes sociales.

“He aprendido de él que aunque te lleguen a desahuciar, mientras tú quieras seguir adelante lo puedes lograr, también he aprendido sobre su nobleza, es un perro muy noble y es cien por ciento corazón”, dice Darinka.

dsc06945
Foto: Quipers

Rex fue llamado así en la asociación por la similitud de su hocico con el del Tiranosaurio Rex. Se dice que su expectativa de vida no es larga debido a su problema cardiaco. Darinka no le quiso cambiar el nombre, ella sólo decidió cambiar su presente y no su pasado. En una ocasión perdió dos kilos que había ganado y tuvo una inflamación en su cara, los veterinarios creían que posiblemente ese era el final, pero Rex continuó con mucha energía y sonriente.

“A Rex le encantan los apapachos, parece como si fuera un perro sin amor, pero no, todo mundo lo ama.  ¡Ah! Y también le encanta comer, ama comer”.

 

Sobre el autor

1 Comment

  • By Juan Carlos Responder

    Esa Darinka es puro corazón! Derechito al cielo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.