¿Sabías que la humedad y la piel de tu perro no se llevan bien?

¿Sabías que la humedad y la piel de tu perro no se llevan bien?

Tener  a tu perro en el patio o en una azotea todo el tiempo  puede tener consecuencias más graves de las que te imaginas.

 

Por: Fabiola Flores (Médico veterinario y especialista en estética canina)

 

Cuando tu perro se expone por largos periodos a la intemperie es inevitable que tenga contacto con la humedad, que no necesariamente tiene que ser provocada por la lluvia, cuando tú lavas el patio o la azotea en  donde tu mascota habita, también lo estás exponiendo a una superficie mojada.

La humedad es siempre un enemigo para tus mascotas. Puede ocasionar hongos, pero también puede provocar daños en sus patas. Caminar sobre sus orines o sobre el agua, jabón y cloro que utilizas para lavarle, puede provocarle una dermatitis en sus cojinetes y una oxidación en  su piel. Cuando esto sucede el color de sus patas cambia a un color marrón o café. La humedad en esa zona de su cuerpo también puede ocasionar hongos, o grietas en la piel. Los hongos causados por humedad pueden aparecer también en el lomo, en las patas o en los oídos.

dermatitis
Así luce la dermatitis en las patas.

Cuando el perro está en constante contacto con la humedad, su piel produce más grasa para poder protegerse,  esto ocasiona que el perro tenga un mal olor.

Muchas veces todos estos factores se juntan en el animalito: se moja, se expone a la humedad, pisa sus orines, su piel produce más grasa y esto provoca que las personas no quieran meterlo a su casa porque huele mal, lo cual resulta irónico, la mayoría de los dueños  ignoran este problema.

Cuando un perro comienza a producir más grasa en la piel, comienza a sentir comezón. Al rascarse se puede provocar heridas y la humedad permite que los hongos entren en su piel.

He aquí la importancia de que tengas a tu perro en un lugar seco y confortable.

Afortunadamente, para estos problemas de la piel existen tratamientos de acuerdo al tipo de afectación.

¿Qué hacer?

Si tu perro presenta este tipo de problemas debes llevarlo  inmediatamente al veterinario para que a través de un raspado de piel se determine el tipo de afectación que tiene.

Cuando el  perro se rasca se provoca  una herida y en la herida entra una bacteria que encuentra un lugar ideal y húmedo para reproducirse, entonces se acumulan los hongos, después llega el ácaro y le produce sarna.  Todo este coctel de bacterias y parásitos pueden provocarle más enfermedades.

veterinario

Muchas veces un mal diagnóstico y un mal tratamiento empeoran la situación. El médico tiene la responsabilidad de hacer un raspado cutáneo, es difícil determinar el tipo de enfermedad en la piel por ojo clínico. Si el médico no te lo ofrece, puedes solicitárselo para saber con exactitud qué es lo que tiene tu mascota.

Es importante que no lo bañes, ya que podrías afectar el problema que ya tiene en la piel.

Para cuidar la piel de tus perros es importante…

  • No exponerlo a la humedad
  • No bañarlo cada semana. Debes informarte sobre la periodicidad con la que puedes bañar a tu perro según su raza o tipo, puede ser cada 15 días, cada 21 o cada mes.
  • Si lo llevas a bañar a una estética asegúrate de que las personas sean profesionales para que conozcan cómo bañarlo y darle un secado adecuado.

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.